Deportes tradicionales como la caza y la pesca tienen gran aceptación en la Montaña Central. Existen cotos de caza, y la pesca puede disfrutarse en los ríos de montaña.

Turismo activo

Al término del verano, entre mediados de septiembre y octubre, llega el celo de los ciervos: es el tiempo de la berrea, sonido ronco y desaforado que emite el ciervo para marcar su territorio y atraer a las hembras. La berrea es un espectáculo sonoro y visual indescriptible. Algunos establecimientos de la zona de Aller nos ofrecen excursiones específicas en las que podemos ser testigos de este espectáculo sonoro.

Quienes prefieren algo más arriesgado, encontrarán lugares increíbles donde realizar escalada (hay escuelas en Cuevas, Pelluno, Baíña y Otura donde poder iniciarse en este deporte), parapente (en lugares como Cotobello o el Aramo), descenso de cañones (en Riofrío); y cómo no, montañismo, senderismo, cicloturismo y piragüismo.

Para los amantes del esquí, la Montaña Central es un lugar privilegiado ya que es el único lugar del Principado de Asturias donde los esquiadores pueden disfrutar de la nieve. En la comarca se encuentran las estaciones de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno. Oferta que se ve completada con la vecina estación leonesa de San Isidro, limítrofe con el concejo de Aller.